La felicidad es un estado mental

 

Está en nuestro poder ser feliz. Las circunstancias exteriores no son más importantes que las interiores. Si consigues quererte tal y como eres, alcanzarás la felicidad con más o menos dinero, con alguna enfermedad o con salud…Se trata del poder de adaptación que tengas, y si entrenas tu mente, podrás tenerlo, fortalecerlo y  aceptar las circunstancias de la vida sin cambiar tu estado mental feliz.

La felicidad cotidiana está determinada en gran medida por nuestra perspectiva, nuestra forma de enfrentarnos a los obstáculos que surgen en nuestra vida. Que nos sintamos personas felices o desdichadas dependerá de cómo percibamos nuestra situación. Y siempre, pero siempre, tenemos algo por lo que aferrarnos a la vida.

La clave está en centrarnos en todo lo que tenemos, reflexionar sobre los recursos que poseemos. Pensar en lo que no tienes y en lo que crees que necesitas, aunque realmente no lo precises, no te llevará a ningún lado. Nunca se alcanza la felicidad con lo material. La clave y el poder está en ti. Tú tienes el poder para cambiar la forma que miras el mundo que te rodea.

 

cómo conseguir la felicidad

 

Los elementos necesarios para tener una vida feliz

  • La salud, tener una buena salud es fundamental. Aun así no es un determinante, conozco a personas con enfermedades crónicas más felices que las que tienen una salud de hierro…La clave está en el poder de aceptación que tengas.
  • Posesiones básicas, como por ejemplo, necesitas ropa para poder abrigarte, comida para alimentarte, agua para sobrevivir…El caso, por ejemplo, de tener una casa en propiedad, no es una posesión necesaria.
  • Apoyo de familia y amistades. Somos seres sociales. El apoyo es fundamental para seguir creciendo en la vida. Aunque el mayor apoyo que te puedes buscar eres tú misma, si tienes autocomprensión y autoapoyo lo demás viene solo, todo fluye. Pero si tienes un círculo donde relacionarte y poder confiar, siéntete muy afortunada y aprovecha esa situación favorable que tienes, apóyate en las personas que quieres.

elementos para la felicidad

Aunque todas estas fuentes de la felicidad son necesarias para tener una vida plena y feliz, lo esencial al final siempre es lo mismo, se trata tener una actitud de positivismo y alegría ante la vida, un estado anímico feliz.

Si utilizas de forma positiva tus circunstancias favorables, podrás aprender de cada situación y fortalecerte. Para ello te invito a que hagas un ejercicio, una lista. En un folio o libreta haz dos columnas. En una escribe las circunstancias favorables que tienes actualmente en tu vida y al otro lado las circunstancias no favorables que te llevan a  la frustración o a sentirte infeliz. Cuando tengas la lista terminada reflexiona sobre lo que has escrito, las emociones que sientes con tales circunstancias. Piensa durante unos minutos que te provoca unas y que te provocan otras.

Seguramente las circunstancias de la segunda columna te causen enfado, o ira o rabia. Y las emociones negativas influyen en tu salud. Cuando hablamos de las fuentes necesarias para la felicidad la salud no se trata sólo de si tienes o no enfermedad, se trata de una buena salud mental, y todas las emociones negativas te influyen de mala manera a tu organismo.

Así que sabiendo ya eso… ¿A qué esperas para enfadarte menos? ¿O frustrarte? ¿O sentirte infeliz? Mira la lista de las circunstancias desfavorables y  añade por cada una de ellas una solución. Si el problema no tiene solución, entonces no está en tu mano cambiarlo, y por lo tanto, si el problema no tiene solución no es un problema.

 

En la riqueza económica no se encuentra la felicidad

 

Si piensas que si te tocara la lotería serías feliz, olvídate, eso te dará momentos de placer, pero al final volverás a tu estado anímico normal, al de siempre. Así que mejor conviértete en una persona feliz independientemente de lo que tengas, el poder está dentro de ti y no en el dinero. Si en un futuro te toca alguna lotería y ya eras feliz sin dinero, seguro que emplearías esa fortuna para algo mucho más positivo que si no tienes ningún propósito en la vida.

Lo que veas por dentro, lo verás fuera.  Esas gafas con la que nos miramos frente al espejo son las mismas gafas con las que veremos el mundo exterior, en nuestro camino por la vida.

 

fuentes de la felicidad

Así que cámbiate a las gafas de la felicidad, seguro que ves el mundo desde otra perspectiva.

 

 

Maestra de primaria, formadora, profesora de mindfulness y meditación. Fundadora y redactora de contenidos de meditayzen.com.

Compartir este artículo: