Existen muchos beneficios de caminar con los pies descalzos, tanto para la salud física y mental. Si observas a las niñas y a los niños cuando están en el campo o en la playa caminando o corriendo sin zapatos te darás cuenta de la cara de felicidad que tienen en ese preciso instante, y no es para menos. Como siempre he pasado mucho tiempo con los pies en la arena, hierba o tierra, he experimentado todos los beneficios que tiene esta actividad.

Lo recomendable es que te descalces al menos unas horas al día. Tener tus pies en libertad te ayudará a mantener un bienestar general.

 

 

Razones para caminar descalza

Tienes muchas razones para quitarte los zapatos, a continuación, puedes descubrir las ventajas que tiene caminar con los pies descalzos.

  • Se trata de un ejercicio tonificante para el cuerpo, debido a que nuestros pies tienen multitud de terminaciones nerviosas y cuando caminamos descalzas estimulamos los puntos de energía y si además lo hacemos en la arena o en la hierba, nuestra circulación mejora considerablemente.

 

  • Mejora la salud de la piel, caminando unas horas al día en tu casa o patio, los pies descansan de la presión de los zapatos. Si lo haces en la playa, la arena actuará de exfoliante para tu piel, eliminará de esta forma impurezas y además tus músculos quedarán relajados. Un spa natural de lo más completo.

 

 

  • Desbloqueas las emociones que acumulas durante el día, de esta forma puedes prevenir estados de depresión, ansiedad e incluso algunas enfermedades. Además, seguramente al rato de estar descalza te sentirás mucho más relajada y en armonía.

 

  • Tu respiración mejorará significativamente. Cuando estamos caminando nuestra respiración se sincroniza con nuestros movimientos, de esta manera experimentamos una sensación de libertad indescriptible, eliminando el estrés con un aire renovador de un estado de ánimo positivo.

Andar descalza mejora los procesos mecánicos de nuestro cuerpo y la estructura anatómica. Con los zapatos no tenemos la misma movilidad, por lo tanto realizar este tipo de actividad hará que tus pies hagan movimientos diferentes para adaptarse al medio natural, ya sea una roca, césped, arena o tierra, de este modo, aumentarás la flexibilidad de tus pie y de tus huesos.

 

A tener en cuenta

Si no estás acostumbrada a andar descalza, lo recomendable es que cuides tu piel y recuerdes hidratar tus pies. Al menos durante 3 veces por semana haz una limpieza profunda a tus queridos pies.

Si aún no andas descalza cada día, organiza cada semana al menos una escapada al campo, playa o parque, ya verás que cuando experimentes los resultados irás aumentando este hábito hasta hacerlo a diario. Hay muchas razones para comenzar a hacerlo. Recuerda que mejora la circulación y el ánimo, fortalece huesos y músculos, mejora el equilibrio y la salud general y la de tus pies. La naturaleza te está esperando para compensarte, camina y conecta con la Tierra, solamente obtendrás beneficios.

Además si caminas al menos media hora al día:

Mejorarás la salud cardiovascular, mantendrás un peso saludable, aumentarás la oxigenación de la sangre, aliviarás estrés y eliminarás toxinas. Existen muchos motivos para andar cada día, elige el tuyo y disfruta de unos pies felices.

 

 

Y si además de tener unos pies felices quieres adoptar el hábito de la meditación y alcanzar un estado de felicidad diaria, quizás te interese conocer los beneficios de la meditación, seis técnicas de mindfulness para sentirte mejor o 3 aceites esenciales para tu botiquín.

 

Maestra de primaria, formadora, profesora de mindfulness y meditación. Fundadora y redactora de contenidos de meditayzen.com.

Compartir este artículo: