La palabra Karma significa acción. Es la ley de causa y efecto y según las leyes del Karma cada acción que realizamos vuelve a nosotras, ya sean positivas o negativas.

Karma positivo o negativo

El karma simboliza el pago de nuestras acciones, otra forma de entenderlo es que se recoge lo que se siembra. Una frase muy potente de  Confucio sobre la compasión, “No hagas a los otros lo que no quieras que te hagan a ti”. Si llevas esta frase a la práctica en tu día a día alcanzarás un karma positivo y te sentirás mucho mejor contigo misma.

Si quieres obtener un karma positivo no te queda otra que realizar buenas acciones, sentimientos y pensamientos, sino ya sabes lo que te espera. Tienes total libertad de comportarte como quieras pero tus actos tienen consecuencias, hasta el detalle más pequeño que realices tendrá un impacto positivo o negativo en el mundo, tú eliges la huella que quieres dejar.

Ten en cuenta que los pensamientos negativos hacia otras personas contienen una energía que volverá a ti, pero además con mucha más potencia. Formamos parte de la corriente del nacimiento de la naturaleza y nuestras vidas se reproducen como el resto de los ciclos naturales. Si permaneces atenta a las señales que te da tu estado interior crearás las mejores opciones para tener la vida que realmente quieres.

El concepto del karma está ligado a la filosofía budista, no se trata de que si haces algo incorrecto alguien te va a castigar, es más profundo que eso. Nuestro comportamiento, nuestras pequeñas acciones y pensamientos del día a día tienen consecuencias, la noción de justicia del karma forma parte de nosotras mismas. Puedes creer o no, pero si reflexionas sobre acciones del pasado y los efectos que tuvieron en ti y en tu entorno te darás cuenta que cada paso que das en tu camino te traerá consecuencias positivas o negativas en tu vida, todo depende de ti.

 

Karma positivo

 

Pasos para tener buen Karma

Si durante una semana introduces en tu rutina estos sencillos pasos, notarás como comienzas a tener buen Karma.

  1. No juzgues a los demás, ni siquiera a ti misma.
  2. Habla siempre en positivo.
  3. No te quejes, de ninguna situación que te pase.
  4. Ayuda desinteresadamente al menos a una persona.
  5. Perdona a los demás, a ti misma y libérate.
  6. Medita una vez al día como mínimo.
  7. Ama sin esperar nada cambio.
  8. Visualiza situaciones beneficiosas y agradables para ti y para todas las personas que quieras.

 

karma

 

Maestra de primaria, formadora, profesora de mindfulness y meditación. Fundadora y redactora de contenidos de meditayzen.com.

Compartir este artículo: