Si no te suena nada lo de mindfulness pásate por “Mindfulness, atención plena o consciente” antes de realizar la actividad.

En este mundo acelerado a veces comemos con prisa y no somos conscientes de la importancia de comer saludablemente y los beneficios que podemos obtener comiendo con atención consciente, lo que se conoce como mindfulness.

Y atención plena significa estar con todos los sentidos en la comida y nada más. Si no lo has probado te propongo que hagas una prueba y verás que buenos resultados obtienes.

La mayoría de veces con el ritmo de la vida estresante, muchas personas comen mal y rápido. No prestan mucha atención plena mientras están haciendo la acción de comer. Ya sea por no saber elegirla bien, por vivir en modo automático, por flojera o por el motivo que sea.

Ya profundizaremos en una buena nutrición que te aporte bienestar en tu vida. Y ahora volvemos a centrarnos en la práctica que vamos a realizar.

En primer lugar elige un alimento o una comida que te guste muchísimo, la que más, o cualquier alimento que te apasione. ¿Ya lo tienes pensado? ¿Se te ha hecho la boca agua? Pues entonces has elegido bien.

 

¿Qué elegir para comer con atención plena?

 

Yo si tuviera que elegir un alimento momentos antes de morirme elegiría un trozo de chocolate de por lo menos un 75% de cacao puro.

Así que os explico este ejercicio poniendo de ejemplo el chocolate (puede ser cualquier alimento que desees) Tienes mucho donde elegir.

 

Y tienes que seguir unos pasos, que os explico a continuación:

1º Coge una onza de chocolate ( o lo que hayas elegido para tu experiencia de atención plena) solo una onza, un trocito pequeño, no te vayas a venir arriba.

2º Acerca la onza a tu boca, ¡espera!, no le des un bocado aún, sé que es difícil, pero tú puedes con todo. Aléjala y observa atentamente, fíjate en su forma, en su color, el volumen que ocupa…

3º Ahora acerca la onza a tu nariz y huélela, siente su olor.

De nuevo acerca la onza a tu boca (no te preocupes ahora viene la mejor parte, introduce la onza en tu boca, al principio no mastiques, deja unos segundos que tu paladar se empape con su sabor.

5º Y ahora llega el momento final  de masticar el ansiado chocolate (o el alimento tan maravilloso que hayas elegido).Hazlo lentamente, por ambos lados de la boca, envuelve tu boca en chocolate y saborea sin prisas. Cuando hayas exprimido todo su jugo y los matices de sabores y hayas masticado bien,  puedes tragarlo.

Si tienes alguna persona a tu lado para practicarlo juntas sería fantástico. Os turnáis los papeles y seguro que pasáis un buen ratito, pero hay que ser paciente en todos los pasos, no os olvidéis…

 

mindfulness-y-alimentacion¿Qué tal ha ido la experiencia?

¿Alguna vez habías comido algo con atención plena? Si la respuesta es sí, enhorabuena sabes saborear la vida, y si no lo has hecho aún, ¿A qué esperas para probar?

Hazlo solo una vez y ya verás que de reflexiones positivas sacas de ello y vuelves a repetir. Si comes con atención plena disfrutarás muchísimo más del momento de la comida.

Ahora que ya sabes los pasos,  prueba con otros alimentos. Comprobarás que bien te sienta comer con atención plena o consciente.

¡Que tengas buen provecho!

Maestra de primaria, formadora, profesora de mindfulness y meditación. Fundadora y redactora de contenidos de meditayzen.com.

Compartir este artículo: